jueves, 3 de noviembre de 2011

Sid Meier's Gettysburg. La leyenda

  A día de hoy, muchísimos son los títulos que nos podemos encontrar sobre la Guerra Civil que tiñó de sangre los tierras de los Estados Unidos de América. Tenemos títulos de estrategia por turnos como la saga de HPS Simulations Civil War Campaings, de Matrix Games Gary Grigsby's War Between the States, John Tiller's Battleground Civil War, AGEOD'S American Civil War - The Blue and the Gray, Forge of Freedom, de la difunta Sierra Civil War  Generals I y Civil War Generals II, de Interactive Magic North vs South ( juego que usaba el motor del aclamado Great Battles of History ), y alguno que se me quedará en el tintero.
  En cuanto a los juegos de estrategia en tiempo real, sin duda ocupan la cumbre tres títulos: los primeros de Mad Minute Games Take command Second Manassas y Bull Run, y de NorbSoftDev Scourge of War Gettysburg.  Lo que ocurre, que la base de estos tres títulos radica en los juegos de un genio, un gurú de los juegos de estrategia: Sid Meier.

Sid Meier

Nació en Detroit el 24 de febrero de 1954 y ya desde pequeño su pasión era la construcción de maquetas de todo tipo: submarinos, aviones y trenes de todo tipo estaban en su cabeza hasta que en plena adolescencia descubrió los juegos de mesa, la pasión de su vida. Se decidió por estudiar informática, en una época todavía temprana para la industria en la que todo se reducía a favorecer procesos productivos. Pero también aparecían los primeros videojuegos y pensaba que sería interesante trasladar los juegos de mesa al ordenador.
Con veintiocho años, Meier apostó por la industria de los juegos de ordenador. Hasta el punto de convencer a Bill Stealey, un comandante de la US Air Force, de que se podrían simular vuelos de avión en el PC. Sid Meier fundó MicroProse junto con Bill Stealey en 1982. La nueva empresa editaría simuladores de vuelo para Commodore 64, Apple II y máquinas Atari. Años más tarde evolucionarían al PC, Amiga y Atari ST.
La programación de simuladores de todo tipo hizo que Sid Meier se hiciera un nombre y esto facilitó mucho tomar la decisión de que Microprose se dedicara a otros géneros. El primer juego de su carrera que tuvo cierta repercusión aparecía en las tiendas durante 1987 y fue Pirates! Desde entonces, la mayor parte de los títulos que firma el autor son sinónimo de calidad. Railroad Tycoon fue el primer juego de gestión que llevó el apellido Tycoon, algo bastante corriente en muchos juegos de gestión económica para ordenador.
Fue en MicroProse donde Meier desarrolló la serie de juegos por la que es más ampliamente conocido, Civilization (1991). La saga Civilization es considerada por la crítica especializada como el máximo exponente en lo que respecta a juegos de estrategia por turnos (turn-based strategy games, en inglés).
Pero no todo sería un camino de rosas, porque en la década de los noventa los simuladores de vuelo dejaron de ser un género masivo. A ello hay que añadirle que Microsoft tenía en su catálogo Flight Simulator, título con el que no podrían competir.
En 1993 Microprose fue comprada por Spectrum Holobyte y tras terminar los últimos proyectos pendientes, Meier dejó MicroProse y en 1996 fundó Firaxis Games junto con el veterano de la industria Jeff Briggs. Microprose acabaría cerrando sus puertas en 2003.
Firaxis supuso para Meier el cambio de la programación a un puesto de creativo, dando sus ideas a diferentes grupos de programación. En 1999 lo santificaron y entró en el "Hall of Fame" de la Academia de las Ciencias y Artes Interactivas por su trabajo en el desarrollo de la industria de los videojuegos. Fue el segundo programador en recibir tal honor tras Shigeru Miyamoto, de Nintendo.
Casado con hijos, Meier vive actualmente en Hunt Valley, Maryland.( from Wiki)

Sid Meier's Gettisburg
  Cuando alguien se sienta frente al ordenador y comienza una partida a este maravilloso título se puede quedar atónito del tiempo que puede pasar sin darse cuenta  inmerso en la toma de decisiones que lleven a sus filas a la victoria.


  El juego actualmente sigue teniendo algo que consigue que, si lo ejecutas, juegues durante unos cuantos días y te olvides de todo. Desde los menús, el arte de las pantallas de carga y menús, las opciones, los sonidos, la música, todo tiene una perfección que ya le gustaría alcanzar a muchos juegos de la actualidad con presupuestos millonarios.
   En el juego, táctico por completo, se obtiene la victoria al alcanzar una serie de puntos de victoria. Para ello nuestras tropas tendrán que hacer frente al enemigo aprovechando el terreno las formaciones con sus ventajas; por ejemplo, una unidad de fusileros en formación de columna avanzará más rápido que si lo hace en línea, pero será más vulnerable al fuego enemigo.  Los mandos ayudarán a que la tropas mantengan su moral, y a reagruparlos si fuese necesario. Podemos hacernos una idea de la cantidad de variables que se manejan, teniendo en cuenta que el manual es de 155 páginas y 95 son puramente del juego, siendo el resto de transfondo histórico.


  Lo que más me gusta es la introducción que se hace a algunas misiones, en la que los generales inmiscuidos debaten la posición de las tropas y los objetivos ante un mapa. Como espectadores escucharemos sus voces, y veremos sus guantes señalando en el mapa los puntos importantes.  Al terminar una batalla, el juego nos mostrará las unidades destacadas, nuestra puntuación, e incluso podremos ver un replay estratégico de los movimientos de la partida.



Os dejo un vídeo de una partida que he jugado a un escenario del juego:


 El juego está descatalogado. Yo uso una versión que reunía los dos títulos Sid Meier´s Civil War Collection, que seguramente esté en Amazon http://www.firaxis.com/games/game_detail.php?gameid=8  Próximamente comentaré algo de la secuela Antietam, y de los posteriores napoleónicos Waterloo y Austerlitz de Breakaway Games  http://www.breakawaygames.com/.

 Saludos desde mi humilde sillón.

Publicar un comentario