domingo, 24 de febrero de 2013

ALEA JACTA EST: BIRTH OF ROME. ¿ RÉGULO O JANTIPO ? ¡TÚ DECIDES!





 Hoy llega a nuestras manos un juego que complementa al que analizamos unos meses atrás  Alea Jacta Est de Ageod.  En esta ocasión viene de la mano de Ageod y Matrix Games – Slitherine, y trae a nuestras pantallas los comienzos de la República de Roma, permitiéndonos luchar tanto con las legiones republicanas como con los ejércitos de los vecinos de Roma, las colonias griegas de Italia, Bárbaros, y dentro de éstos últimos, los afamados cartagineses, todo ello en Birth of Rome.  




   Los juegos del modelo que factura Ageod, son juegos para pensar, deleitarse en la factura de una estrategia que nos lleve a la victoria, un movimiento de tropas que nos haga superar la adversidad y que  con grácil sutileza haga hincarse de rodillas al enemigo ante las atónitas miradas de nuestros virtuales conciudadanos. Pero no todo es vanagloriarse, pues para llegar a esas situaciones de regocijo, habrá que sortear a los ejércitos enemigos, a las inclemencias meteorológicas propias de las estaciones del año en la que nos encontremos, y como no a las temidas crisis financieras, pues como en la vida real, nuestras tropas reciben un estipendio, que más nos vale que lo podamos liquidar cada fin de mes.  


 
 



  El juego incluye varias campañas, lo suficientemente extensas como para hacernos perder unos cuantos meses de nuestra vida, y gracias a la tremenda rejugabilidad que tienen estos títulos, y a la posibilidad de jugar a través del protocolo PBEM del que tanto gustamos los estrategas de los juegos por turnos, causa de nuestro vital enemigo “el tiempo”, es una opción realmente acertada a merced de  los veinte euros que cuesta.


  De las cinco campañas con las que contamos, la más compleja cual monstruo, y el más jugosa en cuanto a explotar nuestras dotes estratégicas, es la campaña de la Primera Guerra Púnica, que cuenta con dos versiones una al comienzo de la contienda  en 264 antes de Cristo, y otra “in media res” en 256 antes de Cristo. En ambas, y dando crédito a la gran exhaustividad histórica que tienen los juegos de Ageod, tendremos acceso a todos los personajes emblemáticos de la contienda, junto con las unidades terrestres y navales clásicas.  




Claro ejemplo de las posibilidades a la hora de reclutar tropas, jugando como los cartagineses, por ejemplo, es la posibilidad de invertir dinero, puntos de victoria,  puntos de mando, o una mezcla de aquellos, en el reclutamiento de los mercenarios que tanto gustaban a los generales cartagineses. Cierto es, que reclutar tropas propias requiere dinero y tiempo, aunque más tiempo que dinero en comparación con los mercenarios, pero es que tener tropas de refresco en un turno, es una debilidad muy apetecible para cualquier estratega.  


 
Las otras campañas son también un clásico dentro de la historia de los comienzos de la República. La campaña de Pirro de Épiro, la Tercera Guerra Samnita tras el desastre de las Orcas Caudinas,  La ofensiva contra los pueblos galos asentados en las tierras adyacentes a Roma en Ager Gallicus 238 a.C. y como culmen la campaña que libró el pueblo cartagines en manos de Aníbal Barca padre, contra los mercenarios que, al no recibir la paga acordada, deciden declararse en rebeldía y asolar Cartago, en La Guerra de los Mercenarios.  



Vuelvo a recalcar que el equipo de Ageod ha hecho un arduo trabajo de documentación histórica, que en pocas ocasiones veremos en el mundo de la estrategia, y del que una muestra lo tenemos en el soberbio trabajo artístico en el diseño de las unidades, que no desmerece de clásicos como los trabajos del fallecido Peter Connolly, o de los que los amantes de la historia militar nos encontramos en publicaciones de Osprey Publishing.
  

 






   Ya desde el  Napoleon´s Campaings de Ageod tenemos un mapa de juego que visualmente es una delicia, y que hace que disfrutemos si cabe aun más del juego.  Es una de las herencias que tenemos de juegos anteriores, la mayoría enfocados en épocas posteriores donde aparecen las armas de fuego, y, para esta serie enfocada en la antigüedad, han tenido que modificar muchos de los patrones del juego para poder ofrecer una simulación bastante exhaustiva de la época clásica:



*Adaptación del motor AGE al combate antiguo, particularmente con preponderancia del ‘Choque’(combate cuerpo a cuerpo) sobre el 'Fuego' (disparos a distancia). En particular, algunas naciones tienen unnuevo modificador llamado “primer choque” que refleja sus particulares técnicas de lucha.

 *  Producción y Decisiones: estas dos funciones, que ya existían en otros juegos de AGEOD, han sido ajustadas para ser todavía más fáciles de jugar.



 * Nuevas capacidades de los generales: más de 50 nuevas capacidades especiales han sido introducidas en el juego.



 *  Una nueva funcionalidad permite a las legiones construir máquinas (balista) en los asedios, de manera automática, y desmontarlas cuando los asedios han terminado.

 * Gráficos dinámicos: la opción existe desde el ROP Pero ha sido ampliada para poder mostrar la extensión progresiva de la red de calzadas romanas o construcciones particulares, como por ejemplo como el Muro de Adriano.


  * Ingresos y mantenimiento. Los ingresos son producidos por las ciudades sólo una vez por año, al final de febrero. Pero los costes de mantenimiento de las tropas deben ser pagados cada mes. Es pues vital analizar bien tus necesidades y equilibrar tus cuentas.

 * Nuevas unidades, frecuentes en la antigüedad, hacen su aparición: arqueros a caballo, elefantes, galeras, y desde luego los célebres legionarios romanos.





  



Las batallas se representan de un modo abstracto, pero tras su resolución se nos muestra un detalle de lo sucedido que convierte la abstracción en exhaustividad, y podremos ver, como en todos los juegos de Ageod, el detalle de resultados y efectividad de nuestras unidades una por una.



No me voy a extender demasiado en los entresijos de la serie AJE, ya que en este mismo blog, tenéis una reseña de la anterior entrega , y el comienzo de un AAR, del que tarde o temprano ( quizás más tarde que temprano debido a que mi peor enemigo me vence la batalla “el tiempo”) os daré más entregas, que os darán una amplia imagen de cómo funciona la serie AJE.  




En resumen, considero que tanto la serie AJE, y Birth of Rome en particular, son el Renacimiento de la estrategia  por turnos, operacional,  ambientada en la época clásica, un deleite para los grandes estrategas, ya que dominar todas las variables que ofrece este juego para conseguir la victoria llevará tiempo y esfuerzo, pero, eso sí, sin dañar en ningún momento la curva de aprendizaje/dificultad.  
  




  Un saludo desde mi humilde sillón.

2 comentarios:

Francisco González González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¿De qué manera se juega?Quisiera invertir dinero .¿Como lo puedo invertir ?

'¿En qué enlace?